El problema del mal
 
Avisos
Vaciar todo

El problema del mal

DragonFelgrand8
(@dragonfelgrand8)
Waifu del foro

(Aclaración: el post no tiene como intención negar ni afirmar la existencia de Dios. El tema entero debe tratarse como un "en la hipotética situación de".)

 

"¿Es que Dios quiere prevenir el mal, pero no es capaz? Entonces no es omnipotente.
¿Es capaz, pero no desea hacerlo? Entonces es malévolo.
¿Es capaz y desea hacerlo? ¿De dónde surge entonces el mal?
¿Es que no es capaz ni desea hacerlo? Entonces, ¿por qué llamarlo Dios?"

Spoiler
O puesto en un cuadrito

La paradoja de Epicuro es bastante conocida. Es y suele usarse como argumento contra la posibilidad lógica de la compatibilidad entre la existencia del mal y la existencia de un ser tanto omnipotente y benevolente. Se dice, pues, que ante la supuesta existencia de un ente omnipotente y benevolente, éste podría y debería simplemente eliminar el mal (hablemos de sufrimiento humano, animal, desastres naturales, etc.).

Si dicho ente (desde ahora "Dios", a fines didácticos) no puede pero quiere eliminar el mal, entonces no es omnipotente, pero sí benevolente. Si en cambio Dios puede pero no quiere eliminar el mal, entonces no es benevolente, pero si omnipotente. Si Dios no puede ni quiere eliminar el mal, entonces no es ni omnipotente ni benevolente. Es decir, asumiendo la existencia de Dios, como ser omnipotente y benevolente, sería lógicamente imposible la existencia del mal. Pero como evidentemente el mal existe, debe ser lógicamente imposible la existencia de dicho Dios.

La paradoja posee consistencia lógica. No puede decirse que sea ilógica, irracional o incoherente, pues su conclusión se sigue lógicamente de las premisas primero establecidas. Pero el que la conclusión sea lógica, racional y coherente no implica que sea necesariamente correcta, pues, al fin y al cabo, una conclusión solo es resultado de sus premisas, las cuales no tienen que ser necesariamente correctas para estar seguidas de una conclusión lógica. Podríamos decir, por ejemplo:

"Si el trabajo no conllevará esfuerzo, los recursos no fueran escasos sino abundantes, y además no existiera el pasar del tiempo, es lógico suponer que no habría necesidad de cálculo económico alguno, pues no sería necesario economizar ni esfuerzo ni recursos ni tiempo para la producción."

La conclusión de la no-necesidad del cálculo económico se sigue lógicamente de las premisas. En efecto, bajo las tres premisas propuestas, el hombre no tendría razón para realizar elección alguna entre una actividad u otra, pues no se vería forzado a utilizar eficientemente su esfuerzo, tiempo y recursos. Pero que la conclusión sea coherente, y el que se siga con lógica de sus premisas, no significa que sea correcta. Simplemente la conclusión es congruente con sus premisas, nada más. Pues bajo la primera premisa el trabajo no causa cansancio, lo que obviamente no es así; en la segunda premisa los recursos son abundantes (es decir, que no hay necesidad de economizarlos), cuando en realidad los recursos son escasos; y en la tercera premisa el tiempo es también abundante, cuando el tiempo es un factor importante en el cálculo económico real. A todas luces, sería erróneo pensar que no hay necesidad del cálculo económico. Como podemos ver, el que la conclusión se siga lógicamente de las premisas no la hace necesariamente correcta. 

Lo mismo sucede con la paradoja de Epicuro. El problema no se encuentra en su conclusión sino en sus premisas; el entendimiento de los atributos de Dios.

El primero de esos atributos es la omnipotencia: hay una gran falta de entendimiento sobre éste atributo. Muestra de ello es la paradoja de "¿Puede Dios crear una piedra tan pesada que Él no pueda levantar?". Dicho sea de paso, entender el atributo de la omnipotencia nos permitirá resolver la anterior paradoja. El problema en sí es que, para el problema del mal, se tiene por "omnipotente" un significado completamente distinto del que debería. El "omnipotente" que el problema del mal utiliza es: la capacidad de hacer todo, incluso lo lógicamente (digo "lógicamente", no "humanamente" o "físicamente") imposible. En cambio, el atributo de la omnipotencia de Dios debería entenderse como: la capacidad de hacer todo lo lógicamente posible. Es decir, la potencia de hacer lo que puede lógicamente hacerse. Como nos lo explica Tomás de Aquino en Summa Theologiae (Cuestión 25; Artículo 3):

"Por regla general todos confiesan que Dios es omnipotente. Pero parece difícil determinar la razón de omnipotencia. Pues cabe duda en la afirmación: Dios todo lo puede. Pero, pensándolo correctamente, como el poder se refiere a lo posible, al decir que Dios todo lo puede, lo más correcto es entender que puede todo lo posible, y por eso es llamado omnipotente.

(...) «posible» puede decirse de algo de dos maneras: 1) Una, con respecto a algún poder. Así, lo que cae bajo el poder del hombre se llama «humanamente posible». En este sentido no se puede decir que Dios sea omnipotente porque puede todo lo que pueden las criaturas naturales, pues su poder llega más lejos. Y si se dice que Dios es omnipotente porque puede todo lo que puede, esto no sería más que dar vueltas dentro de la omnipotencia. Pues no sería más que decir que Dios puede todo lo que puede. Por lo tanto, hay que decir que Dios es llamado omnipotente porque puede «absolutamente todo lo posible», que es 2) la otra manera de entender lo posible.

Se dice que algo es absolutamente posible o imposible por la relación de términos. Algo es posible porque el predicado no contradice al sujeto. Ejemplo: Sócrates está sentado. Algo es imposible absolutamente porque el predicado contradice al sujeto. Ejemplo: el hombre es asno."

 

Es decir, la omnipotencia debe abarcar implícitamente las leyes de la lógica. En el caso de la paradoja de la piedra, Dios obviamente no puede crear una piedra tan pesada que él no pueda levantar, no porque no sea omnipotente, sino porque precisamente lo es. Y como ser omnipotente, puede todo lo lógicamente posible; no lo lógicamente imposible. El crear dicha piedra es un absurdo lógico.

Entendido el atributo de la omnipotencia, el siguiente atributo es la benevolencia.

"Dios es amor" es una frase común, especialmente entre los cristianos. Pero esta frase es muy malentendida, tanto por quienes intentan presentar argumentos en contra como por quienes la defienden. Parecen creer que "Dios es amor" significa simplemente que Dios utilice su omnipotencia únicamente para satisfacerlos, para arreglar cada uno de los problemas que se les presenten. Según esta visión (ya sea dicha por ateos o, aunque tal vez sin darse cuenta, también por creyentes), Dios no es ningún ser supremo, ninguna entidad moralmente superior al humano. Me arriesgaría a decir que lo ven como algo sin personalidad o capacidad de decidir. Quienes sostienen esta idea (y es más terrible cuando es visto por parte de un creyente) ven a Dios como un esclavo, como un bobo que solo puede actuar como su personal maquina expendedora. Piensan, pues, que si Dios fuera en realidad amor, si fuera en realidad bueno, Él debería resolver todos los problemas existentes. En otras palabras, el debería intervenir activa y constantemente en la vida humana.

Mi posición es la contraria. En palabras de C.S. Lewis:

"Si Dios es amor, entonces es, por definición, algo más que mera condescendencia."

Precisamente, si Dios es bueno, tenderá a intervenir lo menos posible.

También en palabras de C.S. Lewis:

"Tal vez fuera posible imaginar un mundo en el que Dios corrigiera los continuos abusos cometidos por el libre albedrío de sus criaturas, de suerte que la viga de madera se tornara suave hierba al emplearla como arma, o que el aire se negara a obedecer cuando intentáramos emitir ondas sonoras portadoras de mentiras e insultos. En un mundo así sería imposible cometer acciones erróneas, pero eso supondría anular la libertad de la voluntad. Más aún, si lleváramos el principio hasta sus últimas consecuencias, resultarían imposible los malos pensamientos, pues la masa cerebral utilizada para pensar se negaría a cumplir su función cuando intentáramos concebirlos. La materia cercana a un hombre malvado estaría expuesta a sufrir alteraciones imprevisibles.

Una de las convicciones más arraigadas de la fe cristiana es la creencia en el poder que Dios posee (ejercido en ocasiones) de modificar el comportamiento de la materia y realizar los llamados milagros. La genuina concepción de un mundo común y estable exige, no obstante, que las ocasiones señaladas sean extraordinariamente infrecuentes. En el juego de ajedrez podemos hacer ciertas concesiones arbitrarias al adversario, las cuales mantendrían con las reglas normales del juego una relación semejante a la de los milagros con las leyes de la naturaleza. Podemos dejar que el adversario nos coma una torre o permitirle que repita una jugada y corrija un movimiento realizado inadvertidamente. Pero si le permitiéramos hacer todo lo que le conviniera en cada momento —si pudiera repetir todos los movimientos o tuviéramos que quitar nuestras piezas de su lugar siempre que no le gustara su posición en el tablero—, no tendría sentido alguno seguir hablando de juego de ajedrez."

(El problema del dolor; II. La omnipotencia divina)

En efecto, una intervención divina activa y constante en la sociedad implicaría coartar (y considerablemente) el libre albedrío humano. Este problema del libre albedrío es en realidad más importante de lo que puede creerse en un principio. Una persona con mínimas nociones económicas y con entendimiento del concepto de tradición entenderá la importancia de la libertad humana en el progreso y formación de la sociedad. El solo libre albedrío puede considerarse un bien que permite además la posibilidad de más bienestar. Es decir, la humanidad posee el libre albedrío como algo bueno en sí mismo, que puede darles la posibilidad -mas no la seguridad- de alcanzar otras cosas buenas. Pero la existencia del libre albedrío no evita ni tiene porqué evitar por sí misma el mal. Estrictamente hablando, el libre albedrío implica posibilidad, necesariamente tanto de bien como de mal. Es otro absurdo lógico pedir que Dios creé un universo con libre albedrío y sin mal, no porque Dios no sea omnipotente sino porque es lógicamente imposible, pues el libre albedrío es necesariamente la posibilidad de que exista tanto el bien como el mal, lo que entra en contradicción con la premisa inmutable del "universo sin mal". Es decir, no es posible.

La otra opción que podría pensar alguno es: si es imposible un universo donde exista el libre albedrío y que, además, invariablemente no exista el mal, siendo aquí el libre albedrío la relación con el mal, ¿por qué no crear un universo sin libre albedrío?¿No sería mejor descartar el libre albedrío en pos de la eliminación del mal?

Quien crea que Dios sería verdaderamente bueno si lo hiciera de esa forma debería repensarlo seriamente. Partamos del supuesto de Dios como entidad creadora del universo y de la humanidad: ¿Por qué razón crearía Dios (entendido según sus atributos) a la humanidad sin el libre albedrío? Podemos pensar distintas respuestas:

1) Motivos materialmente productivos: crearía Dios a la humanidad para explotar los recursos presentes en el universo o ejercer alguna actividad específica.

No hay razón alguna para esto. Dado que asumimos el atributo de un Dios omnipotente, no tendría Él razón para crear seres con propósitos materialmente productivos.

2) Obtención o almacenamiento de conocimiento. En tal supuesto, Dios usaría al humano como unidades de almacenamiento de información.

Tampoco tendría ningún sentido. Siendo el atributo de Dios la omnisciencia, no habría razón para esto. Incluso si pensáramos que Dios, aún siendo omnisciente, necesitará de algún tipo de lugar de almacenamiento para su conocimiento, carecería de sentido esta idea. Decir que Dios es omnisciente y que a la vez necesita de otras "unidades de almacenamiento" para su conocimiento es contradictorio. Pues si todo lo conocía, aún antes de crear sus "unidades de almacenamiento", no tendría razón para crear dichas unidades ni tendría razón para almacenar su conocimiento, por lo que ya era capaz de guardar su conocimiento en sí mismo anteriormente.

3) La humanidad creada sin libre albedrío existiría solo para vivir placenteramente. De esta forma, supuestamente, Dios sería bueno y no existiría el mal.

Esto tampoco tiene demasiado sentido. La humanidad sin libre albedrío es, al fin y al cabo, no mucho más que un grupo de "robots". En tal caso no seríamos muy distintos de seres irracionales e idiotas cuya única función sería la de recibir las estimulaciones del entorno, sin capacidad de actuar en consecuencia ni tomar iniciativa alguna (pues no poseer libre albedrío significa no poder decidir entre una situación presente y una especulación futura, propia de toda acción humana). ¿Podríamos siquiera considerarnos "humanidad", o considerarlo "bien" en ese caso?

Ninguna de las tres posibilidades (ni ninguna derivada de ellas) nos da una razón por la que una supuesta entidad creadora, omnipotente, omnisciente y benevolente (O sea, Dios) daría existencia a la humanidad: un ser omnipotente no necesitaría crear una humanidad para fines productivos de ningún tipo; un ser omnisciente no necesitaría de nadie mas que de sí mismo para utilizar su propio conocimiento; y un ser benevolente no crearía ningún tipo de universo sin libre albedrío.

Toda imagen de una humanidad creada sin libre albedrío es horrorosa. Ahora bien, ¿cuál sería entonces la razón por la cual un supuesto Dios crearía a la humanidad con libre albedrío? 

Hemos establecido anteriormente que la posibilidad del bien de la humanidad existe gracias al libre albedrío. Pero el libre albedrío requiere de un sujeto que la posea y que sea capaz de ejercerla. En tal sentido, la sola existencia de la humanidad, tal y como la conocemos, implica la posibilidad del bien. Y como la existencia es principio necesario para la posibilidad del bienestar, no existe bien posible en la no-existencia. Y siendo toda existencia sin libre albedrío terrible y sin sentido ni razón, su existencia, bajo el supuesto de ser creación de un tal Dios, debe poseer el libre albedrío como una de sus características. Es, pues, para la humanidad, mejor existir a no existir. Y su existencia, en el supuesto de ser creación, debe ser comprendida como poseedora del libre albedrío.

¿Por qué razón un tal Dios crearía entonces a la humanidad con libre albedrío? Pues si, dado el hipotético Dios omnipotente, omnisciente y benevolente:

1) La creación de una humanidad solo tiene razón de ser si se la dota del libre albedrío, dado que toda creación sin éste es un sinsentido, desde el punto de vista del ente creador.

2) La perdida del libre albedrío no puede ser tampoco compensada por un hipotético "entorno de infinito placer", pues incluso sería difícil seguir hablando en tal caso de una "humanidad".

3) Siendo la existencia el requisito obvio para el ejercicio del libre albedrío, es decir, para la posibilidad del bien, y no existiendo posibilidad de tal en la no-existencia, es simplemente mejor existir a no-existir, por cuanto es la única forma de posibilitar el bien.

4) Dado que la creación de una humanidad, ya sea con o sin libre albedrío, no presenta beneficio para el ente creador, en tanto sus atributos de omnipotente y omnisciente, únicamente tiene razón de ser creada en tanto su atributo de benevolente, pues solo su creación dotada de libre albedrío lleva implícita la posibilidad de que la humanidad conozca el bien.

5) Siendo que la intervención activa y constante (sea en cualquier ámbito) del ente creador significa eliminar o, como mínimo, reducir considerablemente el libre albedrío y el actuar humano, esa intervención activa y constante implicaría cercenar la propia razón de la creación y existencia humanas.

6) Dios puede eliminar el mal o dotar al hombre de libre albedrío, más no puede eliminar el mal y mantener al mismo tiempo el libre albedrío, pues la primera sentencia es contradictoria con la segunda, y un ser omnipotente no puede realizar tal absurdo lógico, no por falta de potencia o benevolencia, sino porque la omnipotencia implica la absoluta capacidad de hacer todo lo posible, más no lo lógicamente imposible.

Se sigue a todo esto que:

"Como omnipotente, Dios puede dar existencia a la humanidad y dotarla del libre albedrío, dándole con ello razón de existir. Tal creación de la humanidad con libre albedrío, que permite al humano la única forma de posibilitar la existencia del bien, sin recibir Dios beneficio alguno de su creación, por cuanto es ya omnipotente y omnisciente, no puede ser considerada sino como un acto de benevolencia en sí misma, pues implica que Dios otorga la posibilidad del bien al hombre, aún si Él no se ve beneficiado de su existencia.

Y siendo Dios omnipotente y benevolente, puede y quiere eliminar el mal, pero como benevolente no interviene activa y constantemente, pues esto implica destruir el libre albedrío, eliminando también la propia razón de la existencia humana, en la cual además ya ha actuado benevolentemente.

Precisamente, porque Dios es benevolente, no elimina el mal."

 

En definitiva, no hay incompatibilidad alguna entre la existencia del mal y la existencia de un ser omnipotente y benevolente.

Spoiler

Re-aclaración: el post no tiene como intención negar ni afirmar la existencia de Dios. El tema entero debe tratarse como un "en la hipotética situación de".

Defensor de la PS2 como la suprema experiencia videojueguil (¿existe esa palabra?). Anti-Furro (si solo tienen orejas y cola no cuenta como furro). Explosionista. Caballero de Vermina.

Citar
Topic starter Respondido : 06/19/2021 4:03 AM
Etiquetas del debate
ThaumielOswald
(@oswaldtlr)
Waifu del foro

Como un Nihilista y semi-Ateo (Creo en la existencia de un dios pero no tengo afiliación religiosa) yo opino que el que exista el mal cuando hay seres omnipotentes y benevolentes es una cuestión de balance universal, pues si todos nuestros problemas fueran resueltos nos volveríamos complacientes y no podríamos desarrollarnos, pero si solo recibiéramos castigos de parte de ese ser omnipotente seriamos pesimistas ante la vida, un buen pescador pesca para alguien, un gran pescador enseña a pescar.

La tinta y la pintura son mi cuerpo, la creatividad que surge de estos mi alma

ResponderCitar
Respondido : 06/19/2021 6:37 PM
Arrow
(@arrow)
Ciudadano de Vermina

@oswaldtlr la verdad es que es la única respuesta con sentido que se le podría dar según lo que yo sé...

ResponderCitar
Respondido : 06/20/2021 3:36 PM
Compartir: